Superar los miedos del emprendedor

Según estudios del GEM, el 19.4% de los emprendedores  de México lo hace por necesidad (o sea, es la única opción viable para salir adelante) y el 54.5% lo hace porque, aun cuando tiene otras opciones de vida, ve en este camino una oportunidad para crecer en diversos aspectos: mayores ingresos, mejor futuro, mayor flexibilidad laboral…” (Adina Chelminsky)

La necesidad obliga a emprender como revela dicho estudio, que aunque está referido a México, sus resultados se podrían extrapolar al caso de España, en el sentido de que aquí la crisis económica también está empujando a muchas personas a convertirse en emprendedoras, no por vocación, sino por necesidad. Por la razón que sea, los nuevos emprendedores tendrán que hacer frente a los mismos miedos que los emprendedores más veteranos.  Los miedos que un emprendedor tiene que afrontar son diversos, y solo con que no se pueda superar uno de ellos, puede bastar para acabar con los sueños de éxito.

Veamos a continuación cuáles son los principales miedos:

  • -Miedo al fracaso
  • -Miedo a la opinión de los demás
  • -Miedo a lo desconocido y a la incertidumbre
  • -Miedo a la inestabilidad personal

Muchos emprendedores temen sin duda fracasar en sus proyectos. La ilusión inicial de poner en marcha el negocio puede sustituirse más adelante por el miedo a que no salga bien. Por supuesto que puede no ser un miedo infundado, pero con el miedo no se va a ninguna parte. Es necesario arriesgar y apostar por el éxito, confiar en nosotros y en nuestro proyecto, y si cabe realizar mejoras o cambiar de estrategia, hacerlo.

Sucumbir al miedo a lo que pueda pensar nuestro entorno es un error de gran magnitud. Nuestros sueños no se hacen realidad porque queramos contentar a los demás, sino que se alcanzan porque nosotros tenemos fe en ellos y nuestro entusiasmo lo sabemos contagiar a los demás.

El temor  a la incertidumbre es muy común porque uno no sabe qué va a suceder. Se puede elegir un negocio que parece que hoy en día es rentable, pero ¿y mañana? Invertir en un proyecto tiene que tener algo de vocación, y no únicamente expectativas que no sabemos si se materializarán o no, porque el futuro no está escrito.

El miedo a lo desconocido es uno de los principales motivos por los cuales alguien no se atreve a emprender. Cuando se está acostumbrado a lo conocido dentro de nuestra “zona de confort“, cuesta abandonarla y expandir nuestra zona de movimiento, que es la manera de explotar nuestro potencial.

Salir de la “zona de confort” causa inestabilidad y acostumbrarse a vivir con ella no es fácil. Comenzar un nuevo proyecto pone a prueba nuestro equilibrio emocional, y no todo el mundo lo resiste. Además, la inestabilidad puede radicar en la economía por tener que hacer frente a las finanzas personales en una situación de ingresos bajos en ciertos periodos, sobre todo al principio, o pérdida de clientes, etc.

En fin, el emprendedor debe lidiar con sus miedos internos para hacer realidad sus sueños de prosperidad y riqueza. La tarea no es fácil y pone a prueba el equilibrio emocional del emprendedor, y en última instancia, la confianza y pasión por su proyecto.

Vía|Paperblog

Imagen cortesía de Nutdanai Apikhomboonwaroot|Freedigitalphotos.net

Más información|Tucoach.eu

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.