Soy autónomo, ¿cuándo me conviene ser una Sociedad?

  Ser autónomo acostumbra a ser el primer paso que toma un emprendedor que comienza, a menos claro que las previsiones apunten ya desde el principio a una cifra de facturación muy elevada que justifique ser una Sociedad.

Una vez que uno ya es autónomo, puede considerar cuándo le conviene convertirse en una Sociedad.

Soy autónomo o sociedad

España es uno de los países desarrollados donde más tiempo se tarda en realizar los trámites para constituir una Sociedad. Se necesitan de media entre 30 y 40 días. Los trámites son mayores porque quien constituye la sociedad es una persona jurídica y la ley exige el cumplimiento de una serie de requisitos:

1. Registrar el nombre de la empresa y constituirse ante notario.

2. Hay que hacer una escritura pública donde conste tanto la identidad de los socios y la voluntad de constituir la sociedad, como las aportaciones realizadas por cada uno.

3. La forma en que se va a dirigir la empresa, qué personas se ocuparán de la administración y la representación social.

4. Los estatutos sociales.

Hay que valorar además si sale a cuenta hacer frente a una serie de costes por el hecho de convertirse en Sociedad Limitada:

1. Es obligatorio abrir una cuenta corriente y desembolsar poco más de 3.000 euros, que es el capital social mínimo que exige la ley.

2. Pagar los gastos de constitución en el Registro, la notaría y el abogado. Este último, en el caso de que se tengan que redactar los estatutos. Este tipo de gestiones suponen un desembolso de entre 400 y 600 euros, según los honorarios del abogado.

Ahora bien, convertirse en Sociedad Limitada tiene importantes ventajas:

1. La responsabilidad se limita al capital aportado, y si la empresa se declarara en quiebra, sólo tendrá que responder con los bienes que tenga la misma, nunca con el patrimonio de sus propietarios. Es lo contrario que ocurre como autónomo, cuando la responsabilidad es ilimitada y el autónomo responde con TODO su patrimonio.

2. La Sociedad Limitada tributa por el Impuesto de Sociedades a un tipo único del 25%, en el caso de empresas de reducida dimensión, hasta los 300.000 euros de base imponible; o 20%, en el caso de que se cumplan determinadas condiciones. En cambio, un autónomo tributa por el IRPF entre el 24% y el 43%, según sus ingresos.

3. La sociedad Limitada se beneficia de más desgravaciones fiscales y también la posibilidad de fijarse un sueldo y desgravarlo como un gasto.

4. La Sociedad tiene acceso al crédito con los bancos más fácilmente.

5. Imagen: Como Sociedad es más fácil conseguir grandes contratos de grandes compañías, muchas de las cuales solo trabajan con otras sociedades.

Convertirse en una Sociedad o seguir siendo un autónomo es un análisis que no debe tomarse a la ligera y que en ocasiones conviene consultar con algún especialista o asesoría que pueda recomendar lo más conveniente según nuestro caso particular, con el fin de tomar la mejor decisión para nuestra economía.

Más vale pensarlo con calma porque los trámites para pasar de autónomo a Sociedad son más sencillos que lo trámites necesarios para pasar de Sociedad a autónomo. Y además, se puede llegar a perder mucho dinero si se escoge una opción inapropiada y precipitada.

¿Conoces alguna ventaja adicional de convertirse en Sociedad?

Vía|Trabajosynegocios.com, Educadictos.com

Más información|Ayuda-T Pymes

Imagen cortesía de pakorn|Freedigitalphotos.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.