Ser productivo para tener éxito

productivo para tener éxito

Ser productivo no significa estar ocupado constantemente y necesariamente. La clave para tener éxito es ser productivo, establecer objetivos y prioridades, de forma que hagamos lo que más conviene en cada momento. Se trata de organizarse, planificar y estructurar todas las tareas que tenemos que hacer.

La cultura a la que estamos acostumbrados en las empresas españolas, caracterizada por el presencialismo y estar ocupado siempre, no lleva a mejores resultados necesariamente. Lo que conduce al éxito es cumplir los objetivos establecidos, y ello no se logra eficazmente si no se hace una planificación previa.

Las personas estructuradas tardan más tiempo en iniciar las tareas pero acostumbran a ser más eficaces en el desarrollo de las mismas. El resultado es que cometen menos errores y ello ahorra tiempo a la empresa, consiguiendo mayor productividad. En cambio, las personas que actúan con mayor impulsividad en la realización de las tareas asignadas pueden parecer de entrada más dinámicas y resolutivas, al lanzarse enseguida a por la ejecución de la tarea. Sin embargo, la falta de organización puede llevarlas a cometer muchos errores por no preveer ciertos factores, no haber ordenado las ideas y datos, etc.

Evidentemente, siempre diríamos que es la combinación perfecta de planificación y rapidez lo que conviene, y así es, pero no podemos obviar que para planificar hace falta tiempo, y más vale a veces demorarse algo al iniciar un proyecto organizando lo necesario que después tener que empezar de nuevo o llegar al final dándose cuenta de los errores cometidos por falta de previsión.

El tiempo que tenemos es 24 horas para todo el mundo y no se puede obtener más por mucho que quisiéramos pagar por ello. Podemos delegar tareas en ocasiones y a veces tendremos que pagar por ello. La otra alternativa es priorizar y definir las metas y pasos para lograrlas. Lo que ocurre es que muchas veces nos cuesta pararnos a pensar y estructurar nuestras tareas. Es el problema de una sociedad obsesionada con la urgencia y un contexto de rápidos cambios que exigen adaptarse continuamente a diferentes marcos, haciendo difícil la organización, pero no por ello haciéndola menos necesaria.

¿Qué tenemos que hacer entonces? La respuesta está en convenir la acción a realizar, el plazo y los recursos disponibles y necesarios para llevarla a cabo. Estructuraremos las fases del proyecto y organizaremos las tareas a realizar para que en cada momento sepamos qué debemos hacer y cuál es el siguiente paso a seguir.

El Principio de Pareto o la regla del 80-20 nos dice que el 80% de los efectos proceden del 20% de las causas. En otras palabras, con el 20% del esfuerzo conseguimos el 80% de los resultados. En cuanto a productividad se refiere:

Con tan solo un 20% del tiempo que dedicas a trabajar eres capaz de sacar la mayor parte del rendimiento. Te sobra un 80%.”

El éxito se consigue planificando pero lo que ocurre en multitud de ocasiones es que no tenemos claras nuestras prioridades y atendemos continuamente a asuntos que en realidad son irrelevantes, dejando desatendido lo principal. Es entonces cuando decimos que no encontramos tiempo para las cosas importantes, porque estamos ocupados en temas más o menos urgentes, pero que son de poca importancia.

La clave está en tomar conciencia de cuáles son nuestras prioridades, distinguiéndolas de los asuntos poco importantes o irrelevantes, aumentando la cantidad de tiempo que dedicamos a las primeras y disminuyendo el tiempo dedicado a los segundos.

¿Te planificas para ser más productivo en tu trabajo?

Vía|Muyfacilmente.com, Slideshare.net

Más información|Ayuda-T Pymes

Imagen cortesía de iosphere|Freedigitalphotos.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.