Real como la vida misma este blog en cincodías.com

POR SEBASTIEN CHARTIER

http://blogs.cincodias.com/miempresa/2013/03/emprendedores-no-todo-es-rosa-ni-negro.html

“A este ritmo, el término “Emprendedor” va a tener cada vez menos sentido ni significado. Desde hace años, y viendo como el término “Empresario” estaba desprestigiado en España, muchas veces asociado a palabras como explotador, defraudador o simplemente ladrón y otros muchos calificativos perjudiciales (cuando en otros países se ve más como un idealista, soñador, luchador, creador de empleo, etc.),  nos habíamos “inventado” la palabra “Emprendedor”, que tenía una connotación más cool, joven, imagen de frescura, y que asociamos al chaval que iniciaba un negocio o o start-up (la famosa imagen del informático que empieza en su garaje, y lucha por hacer realidad su idea, su sueño). Además, la crisis ayudando, se empezaba a mejorar algo esta imagen, viendo que finalmente favorecer el emprendimiento iba a ser una de las únicas vías para salir de ella, y que las pymes serán otra vez el motor de crecimiento de nuestro país.

Desgraciadamente entre el gobierno, los medios, y una serie de “aprovechados”, están acabando otra vez con esta imagen moderna del emprendedor (este “nuevo empresario”, que se lanza y pelea para hacerse un hueco, aunque si lo consigue es probable que pase al lado oscuro, y se convierta otra vez en este empresario odiado, por haber tenido éxito, ganando dinero a costa de los demás… y sí, otra vez nos olvidaremos de sus inicios difíciles, de sus sacrificios, ya que al final, somos así de envidiosos!).

Y si digo que están acabando otra vez con lo que hubiera podido ser el renacimiento de la marca “empresario”, aunque a través de otro término, es por una serie de sencillas razones:

Primero, nuestro gobierno ya no se atreve ni a usar la palabra empresario (y menos tras los sucesivos escándalos de nuestros amigos de la CEOE, que tampoco ayudan mucho a glorificar nuestra imagen) y usan la palabra emprendedor en todos sus discursos… que si alfombra roja, que si Ley específica para nosotros, que si medidas, que si hay que crear 1 millón de emprendedores (como si se tratarán de churros y fuera tan fácil), y un largo etc. Y llevan 2 años intentando asociarnos en todos sus discursos, fotos oficiales, intentando pintarlo todo de color rosa. A estos señores, que en la mayoría de los casos nunca han emprendido en su vida (por no decir, ni pisado un pie en una empresa aunque sea de becario), les diría que no somos un colectivo en venta. Que dejen de usarnos de reclamo publicitario perjudicando nuestra imagen, y sobre todo que dejen de mentirnos e intentar sacar medidas que no hacen otra cosa que engañar cuando te lees las “condiciones” verdaderas. Está claro que el paro juvenil es dramático, pero es un grave error intentar empujar a todos a lanzar su empresa (todos tenemos dentro de nosotros un carácter o espíritu emprendedor, pero no todos valemos para crear y dirigir empresa, y aún así, el camino no es tan fácil como nos lo quieren pintar). Y las improvisaciones de medidas que estamos viendo no ayuda… En los últimos 2 días hemos sabido por fin la letra pequeña del tema del pago del IVA (obligación de llevar un libro de registros de cobros de IVA, o sea más trabas y coste, este criterio se aplicará tanto al proveedor como al cliente, no poder cambiarse del sistema durante un periodo que pueda alcanzar 2 años, etc.), o la última medida estrella de hoy, más demagogia barata que realista, que consiste en decir que ahora se podrá montar una compañía con 1 euro de capital social, cuando lo que pedimos que es ¡que pueda montar en 1 día! Ya me explicarán con qué pagará el empresario los costes de constitución, o su cuota de seguridad social, o simplemente qué compañía de telefonía estaría dispuesta a ofrecerle sus servicios, ya que a mí me pidieron hasta mis estatutos y garantías personales cuando lancé mi última compañía hace 4 años (¡les pedí 6 líneas de teléfono de golpe y lo veían muy arriesgado y se querían asegurar el cobro… así nos va!). En fin, dejar de intentar engañar al futuro empresario, haciéndole creer que montar una compañía es muy fácil, que todos tenemos que convertirnos en empleadores, y que a todos nos va bien, ya que la realidad es muy distinta. Asimismo, en vez de tanto empujar para crear nuevas empresas, a qué esperáis para preocuparos de las que llevan años funcionando y que hoy en día más que nunca necesitan apoyo para sobrevivir. Estas son las que están realmente preparadas para volver a contratar si tuviéramos incentivos verdaderos y confianza en el futuro (vuelta a tener crédito financiero para crecer, régimen legal fiable -ley de morosidad-, etc.)

Pero como en esta vida no todo es blanco y negro, ya que existen muchos tonos de grises, tampoco hay que llegar al otro extremo, y desanimar a la gente con ganas de tomar las riendas de su vida y lanzarse a la aventura de emprender. Y esta queja va por el programa de Salvados del domingo pasado nombrado “emperdedores” (¡y no, no es una errata, es que querían transmitir la imagen de que si emprendes en España acabarás siendo un perdedor, o por lo menos así lo vi!). Me parece muy bien que seamos un tema de moda, y por lo tanto de audiencia (fue un record más para la Sexta), y me gustó el arranque del programa porque justamente ponía de manifiesto las mentiras de los políticos, las dificultades en España a la hora de lanzarse (siempre me ha gustado que seamos realistas) y los problemas reales de algunas pymes, pero el problema es que después se desviaran tanto, mezclando temas de la globalización, de fiscalidad, haciendo un juicio a Zara por tener empleados fuera de España (cuando es el mejor ejemplo de empresario exitoso de este país, y tendría que darle una estatua en vez de lapidarle así en televisión), ligando el problema de la decadencia de algunas de nuestras industrias a una “competencia desleal” de los chinos, entrevistando a la CEOE (la enorme mayoría de las pymes, o sea el 95% del tejido empresarial español, coincidimos en que no nos representan), en fin, poniendo una imagen nefasta del ecosistema empresarial español. Y no, no creo que sea para tanto. Por mucho que no nos gusten las trabas burocráticas y que todos soñemos con tener un ecosistema más “business friendly”, tampoco somos el peor país del mundo, y menos mal, tenemos unas cuantas success stories de start-ups creadas en la última década, de pymes pioneras, de grandes grupos empresariales que se encuentran líderes en su sector a nivel mundial, y que se han montado en España. Desgraciadamente, lo que hubiera podido ser un reportaje clave y realista, enseñando la cara negativa, o sea lo duro que es montar una empresa, pero también haciendo el contraste con lo positivo y la satisfacción de algunos emprendedores que han logrado ser líderes a base de esfuerzos, dedicación, innovación, crecimiento exterior, y por lo tanto una fuente de inspiración y un ejemplo para todos, pues se quedo en una mera mezcla de críticas y pesimismo

Y para acabar con la burbuja del “emprendimiento”, me entristece ver como por moda, y por el afán de posicionarse en este segmento “cool”, surgen desde hace 12-15 meses miles de iniciativas, programas de grandes empresas, pseudo-asesores, o simplemente “guru-pollas” como lo definió muy bien Alejandro Suarez en su blog hace unos días, intentando posicionarse hacia este mercado. Profesionales que nunca han montado una empresa en su vida y que se ponen a dar cursos (por supuesto, ¡de pago!) sobre modelos de negocios, estrategia de crecimiento, lean start-up, business model canvas, etc. Grandes empresas que no quieren trabajar con pymes o autónomos (como pasa en el caso de algunos bancos, etc.) y que dedican todo su esfuerzo de marketing hacia este segmento porque así apoyan al emprendimiento, o programas para montar tu start-up en un fin de semana (cuidado, algunos son realmente serios y loables, pero desgraciadamente ha habido tanta imitación que para el novato es difícil distinguirlos) o concursos tipo estafa piramidal (100 emprendedores tienen que pagar cada uno XX euros para participar en un concurso o recibir una pseudo-formación, y el ganador obtendrá XX euros, o un viaje, o una sesión de mentoring personalizada, etc.). En fin, me da la impresión que existen más programas de apoyo al emprendimiento, blogs, eventos, asesores especializados en emprendimiento, que emprendedores de verdad. Está claro que tenemos que cambiar el ecosistema y que cualquier acción en este sentido es positiva, pero tampoco pasemos al extremo ya que al final no se distingue la paja del grano.

Y la verdad, tras toda esta narración, no sé muy bien quién soy y en qué “segmento” identificarme: ¿emprendedor, empresario, o simplemente currante que intenta sacar adelante su proyecto?

Dicho esto, me sigue apasionando el emprendimiento, y creo que lo mejor que puedes hacer, si te apetece lanzarte por tu cuenta, es saber que no todo está tan mal en nuestro país como lo pintan algunos medios, ni tan fácil como nos quieren hacer creer nuestros políticos. Con trabajo, pasión, esfuerzo, y algo de suerte, seguro que triunfarás. Y si mi permites un consejo, no te fíes tanto de todo esto, y vive tu propia experiencia…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.