PRINCIPIOS DEL MANAGEMENT PARA LA STARTUP

Management

Sabemos que no es lo mismo gestionar una Startup que gestionar una empresa consolidada. Del mismo modo, no es lo mismo trabajar por cuenta ajena que para una empresa. Tanto si estás al frente de una Startup como si estás pensando en convertirte en emprendedor o en inversor de una, hay principios del management “tradicional” que no debes olvidar. De hecho, desde Business In Fact te recomendamos no solo que los conozcas sino que los identifiques para aplicarlos debido a que son empresas que se desarrollan en máxima incertidumbre.

ManagementCuando se habla de management –término anglosajón para referirse a la práctica administrativa   o   de   gestión-­‐   se   hace   referencia   a   una   disciplina   que   ha   ido evolucionando con el paso del tiempo. Tuvo su origen en la antigüedad, cuando los humanos comenzaron a congregarse en grupos y aunaron esfuerzos para acometer trabajos de mayor envergadura y que ha ido recorriendo diversas etapas a lo largo del tiempo. El primer ejemplo de ordenación social conocido a día de hoy es el Código de Hammurabi (1728 a.C) en el que se fijan reglas de la vida cotidiana de la antigua Babilonia, pero fue F.W. Taylor en el S. XIX quien,  en  un  entorno  productivo  –la  industria  del  acero-­‐  establece  una  teoría completa en la que aparecen conceptos como la planificación, formación, análisis de costes, asignación de tareas o los incentivos, siempre en base a una visión científica de la gestión (Scientific Management) que buscaba en principio maximizar la prosperidad tanto del trabajador como del empresario. Casi simultáneamente aparece el enfoque anatómico de Henri Fayol, la “Teoría de la burocracia” de Max Weber y, ya a mediados del S. XX, se populariza el concepto de la psicología aplicada a la gestión (“Teoría de la relaciones humanas”) de Elton Mayo y Kurt Lewin y, durante la segunda mitad del S.XX, aparecieron otras perspectivas como la Teoría de la Excelencia (Tom Peters) la Calidad Total, la Teoría Z o la Reingeniería. Sin duda avances importantes en la práctica de la gestión, pero ¿en qué punto estamos?

Management

Si los comparamos con los espectaculares cambios que hemos vivido en la tecnología en el último medio siglo, podríamos pensar que la práctica del management se ha quedado estancada. A día de hoy, existe un consenso amplio sobre sus principios los cuales se pueden considerar como los pilares fundamentales. Sin embargo, también hay principios que se pueden aplicar específicamente a la Startup. En Business In Fact vamos a enumerarlos indicando los matices que se deben tener en cuenta cuando se trata de una Startup:

  1. Planificación. Debemos establecer y programar claramente los objetivos. En una Startup –que por definición se mueve en un contexto incierto-­‐ este principio puede parecer inútil, sin embargo debemos reorientar la clásica filosofía de “planificación de ventas” por “planificación de experimentos” de modo que podamos recorrer de forma sistemática y ordenada el ciclo “construir-­‐medir-­‐aprender” propio del lean management.
  1. Autonomía. Debe existir una clara correspondencia entre la autoridad y la responsabilidad. El equipo emprendedor de una Startup debe gozar de esa libertad para  equivocarse  -­‐máxime  cuando  la  prueba  y  error  es  la  forma óptima de avanzar en el aprendizaje-­‐ pero debe utilizar esa autonomía de manera responsable a la hora de asignar los recursos que los inversores  han puesto en sus manos para el desarrollo del negocio. La misión principal del equipo emprendedor en una Startup es aprender a crear un negocio sostenible y dicho aprendizaje debe quedar validado mediante los correspondientes experimentos.
  1. Competencia. La organización es, en gran medida, las personas que la integran y la dirigen. Debemos motivar y alinear los esfuerzos individuales hacia el objetivo común, así como desarrollar y asignar los talentos. En la Startup es fundamental la composición del equipo fundador, que lejos de ser clones deben recopilar el máximo de competencias necesarias para lanzar el negocio.
  1. Control y coordinación. Todas las actividades de la organización deben estar coordinadas y controladas. Precisamente por eso en Business In Fact creemos en la aplicación para las Startups de herramientas de control de gestión siempre que estén bien ajustadas. Por ejemplo, en la administración de la Startup deben diseñarse los hitos, objetivos y trabajos que nos lleven a cumplir el ciclo de validación, y debemos medir los resultados mediante los indicadores adecuados (“contabilidad de la innovación”) para saber si conviene persistir o pivotar.
  1. Estabilidad. Debemos construir, desarrollar y alimentar las relaciones para que sean duraderas y fiables. En la Startup iremos descubriendo cuáles de esas relaciones son realmente claves en nuestro modelo de negocio.
  1. Exigencia. Gestionar desde la perspectiva de la calidad total (TQM) es mucho más que controlar la calidad de nuestros productos o servicios, es trabajar para conseguir la satisfacción del cliente (incrementando así el LTV), incrementar la productividad, disminuir los costes y lograr, en definitiva, mejores resultados operativos y financieros. Sabemos que el producto mínimo viable (MVP) no debe ser algo perfecto ni demasiado desarrollado, pero eso no significa en ningún caso que deba transmitir una imagen de mala calidad ni estar fuera del principio de excelencia al que toda Startup debe aspirar.

Management

Como vemos estos seis principios encajan perfectamente en la filosofía de una Startup y no debemos olvidarlos ni dejar de transmitirlos a todo el equipo ya que si crecemos con ellos en nuestra aventura empresarial ya estarán en el ADN de la compañía cuando ésta sea una gran empresa.

http://www.businessinfact.com/

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LEER:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.