Me llamo Angel, Business Angel

Ángel de la Guarda, dulce compañía… Así comienza una popular oración que, hace años, muchos niños recitaban antes de acostarse. Los tiempos han cambiado, y los ángeles también. Ahora no llevan alas, si no experiencia empresarial, contactos y dinero.

La figura del Business Angel surgió en el primer cuarto del siglo XX en Estados Unidos. Aunque su origen no está muy claro, una de las teorías más aceptadas se encuentra en las donaciones que los antiguos alumnos hacían a sus universidades como agradecimiento a sus éxitos empresariales y como apoyo a nuevos proyectos.

Google, Starbucks y Amazon son grandes empresas que contaron en sus comienzos con este tipo de apoyo. En España, todo empezó mucho más tarde. Existe consenso en apuntar a Luis Martín Cabiedes, consejero y accionista de Europa Press, como pionero de esta figura, que ha apoyado proyectos como los de Privalia, Bubok y Trovit.

Rentabilidad económica

Pero, ¿qué es exactamente un Business Angel? Es un inversor privado que aporta capital y conocimiento a una startup, ya sea una microempresa o una PYME. Su participación suele limitarse a un periodo entre tres y seis años y generalmente busca una rentabilidad económica a su apuesta. En ocasiones, su motivación es exclusivamente social.

Para llamar la atención de un Business Angel, el proyecto a valorar debe ofrecer una verdadera oportunidad de negocio. A ello hay que sumarle un plan de empresa que recoja atractivas oportunidades de inversión y rentabilidad para el inversor. Y, por supuesto, posibilidades reales de crecimiento.

En España, al contrario que en el mundo anglosajón,  no tenemos todavía demasiados estudios sobre este perfil de inversor, pero según el informe NESTA sinding with the angels, publicado en 2009, suele tratarse de un hombre con experiencia en grandes empresas y pasado emprendedor. Según el mismo informe, cuatro de cada diez pierden todo lo invertido pero de media doblan el capital aportado, en un periodo cercano a los cuatro años.

Según varias fuentes, se estima que en España en la actualidad hay unos 1.600 millones de euros invertidos, una cifra importante si la comparamos con los 204 millones de 2005.

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.