China permite la entrada de inversores extranjeros

China, más comúnmente conocida como “el país de las grandes oportunidades”, abrió recientemente sus fronteras al mundo, permitiendo la entrada de inversores extranjeros. Como efecto inmediato de la actuación, la bolsa de Shanghái no ha parado de subir, a pesar de que la economía del país esté sufriendo un periodo de ralentización que desencadena el ritmo de crecimiento más lento de los últimos 24 años. Las autoridades chinas están modificando al gran gigante desde dentro y están demostrando manejar las difíciles situaciones internacionales actuales, derivadas de la crisis económica.

China permite la entrada de inversores

Entre sus objetivos primordiales se destaca el cambio del modelo de crecimiento basado en la exportación al exterior, hacia otro más orientado por el consumo interno. Siguiendo esta línea, China aún tiene que evolucionar de una economía orientada al mundo rural hacia una encaminada a las clases medias urbanas. Esto es así porque las grandes ciudades chinas, como por ejemplo Shanghái, se han establecido como un centro mundial de negocios y de gran crecimiento, pero en contraste, la zona interior del país, aún debe incorporarse al mundo desarrollado. Este es el principal motivo que hace que China sea concebida como el país de los contrastes.

En este sentido, es donde radica el atractivo del gigante para los inversores, puesto que si las autoridades chinas logran que esos millones de personas vayan entrando de manera progresiva al mercado de las clases medias, se generará un foco de consumo mucho mayor y se propiciará un crecimiento suficiente como para conseguir la progresión, tanto de su PIB, como de sus empresas. De esta forma, las autoridades están intentando fomentar la inversión externa para así elevar la productividad y afianzar su crecimiento potencial: por un lado, han eliminado las barreras existentes en la entrada de ahorradores extranjeros. En este sentido se ha abierto el Shanghái-Hong Kong Stock Connect, una plataforma cuya finalidad radica en la permisión de la compra de acciones de compañías que coticen en la bolsa de la mencionada ciudad, por parte de inversores extranjeros. Por otro lado, han recortado los tipos de interés y la ratio de reservas de la banca, con el propósito de abaratar el crédito.

La consecuencia más inmediata que han generado ambas políticas es que se ha disparado la bolsa del país en muy poco tiempo. “Hemos visto más interés por el país de los inversores extranjeros, desde los recortes de tipos del Banco Popular de China (PBoC) y el rally de las acciones A”, advierte Yuliang Chang, analista de Deutsche Bank. Sin embargo, la subida de la bolsa china no ha encarecido las acciones que en ella se encuentran, puesto que vino acompañada de un fuerte avance en las estimaciones de beneficio. Esto implica que el PER (el número de veces que la capitalización supera al beneficio anual) es de unas 15,5 veces en el índice CSI 300, en comparación con las 18,4 veces que viene experimentando de media desde el año 2007.

Confiando en que esta información sea de vuestro interés, aprovecho la ocasión para mandaros un cordial saludo,

Iván Bedia García

Fuente: eleconomista.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.